El arte de coleccionar o simplemente guardar algo que es importante para nosotros

¿Desde la infancia siempre me ha gustado coleccionar y siempre pensé, lo que será de esta colección cuando yo muera? O por qué gastamos dinero en estas cosas?  

Finalmente traté de entender y encontrar la razón del por qué coleccionamos. Hoy voy a tratar de dejar el factor de la importancia histórica de coleccionar de un lado, y tratar de centrarse más en los conceptos de la psicología, o simplemente de la conducta humana. Y usted, ¿por qué colecciona? 

Hoy en día con internet dando la opción de la versión digital de todo, aportándonos practicidad en la búsqueda y el acceso a estos artículos ¿por qué todavía continuamos coleccionado cosas físicas? Sea juegos, DVDs, manga, o lo que sea por medios físicos. Lo más probable, aunque tenga el archivo físico, siempre será más fácil encontrar lo que queremos en el ordenador. Al final ya hemos cedido a la versión digital en algún punto, en mi caso cada vez  doy más preferencia a la versión digital de los juegos. Quizá con el tiempo el coleccionador de elementos físicos sea como los coleccionadores de vinilos en los días de hoy. 

Lo que he leído mucho en los textos que he encontrado durante mi investigación, es que coleccionar es la forma de mantener físicamente los buenos momentos que experimentamos de una obra o un determinado período de nuestra vida. Esa sensación que has tenido al leer, ver o jugar con aquella obra será inmortalizada para siempre en su estantería. 

Esto sería visto en el "ciclo" de la vida del coleccionador, que cambiaría sus acciones de acuerdo a las etapas de la vida. Durante la infancia el niño colecciona los más variados objetos, cambiando el elemento que se colecciona  conforme va pasando el tiempo. Esto ocurriría por la necesidad de clasificación del mundo exterior, lo que ayuda en la creación de ideales y conceptos. 

Por lo general durante la pubertad y la adolescencia la mayoría de la gente para de coleccionar, lo toma como algo casual o incluso sin importancia. En la etapa adulta la colección queda más fuerte al centrarse en algo específico y con un gran valor sentimental. 

Un ejemplo de personaje coleccionista que muestra algunas de estas manías es la serie de TV Dexter, donde el protagonista es un asesino en serie donde siempre antes de matar a su víctima recogía la sangre, poniéndola en una paleta y luego la archivaba en una caja en la que la guardaba para su propio deleite. El personaje justifica su colección como un medio de organizar el caos en su vida, que dentro de esa caja él se encuentra a si mismo para organizar el mundo que le rodea. 

Otra razón que siempre está conectada a la necesidad de coleccionar es la necesidad humana de identificarse, materializar esta identificación en los elementos de la colección, ayudando a  la persona  tornarse más única o parte de un grupo social. A muchos también les gusta coleccionar objetos raros, por el gusto de la búsqueda del elemento y la sensación de recompensa cuando finalmente lo consiguen. Esa es mi sensación cuando hago mis búsquedas de tesoros en webs como compra-venta.es. 

Freud y algunos estudios en esta área. 

Algunos psicólogos han estudiado este comportamiento humano, como Randy Frost y Veselina Hristova que abordan  los efectos negativos de coleccionar,  en algunos casos puede ser una compulsión por personas mentalmente sanas por la acumulación de cosas o simplemente algo específico. La compulsión sería un déficit debido a un trauma mental. 

Según ellos, coleccionar reduce la inseguridad y la ansiedad sobre la vida del individuo, a veces causando que la persona pierda su identidad o parte de ella. 

Pero el psicólogo Marcos McKinley divide los coleccionadores en diversos campos, todos ellos basados en las motivaciones, que son: Para el placer, para la inversión de preservar el pasado, para aumentar el círculo social, por la fama, para la organización, la búsqueda del objeto. 

Incluso Sigmund Freud, el más famoso de los psicólogos coleccionaba corbatas, y para él lo que lleva a una persona a coleccionar es un trauma de la infancia, como por ejemplo un niño que moja la cama o hace caca en la calle, con la fuerza suficiente para generar un trauma importante lo suficiente para que un adulto coleccione con el fin de controlar o incluso intentando retroceder en el tiempo. Por cierto, este trauma fue la razón por la que el propio Freud coleccionaba corbatas. Traumas sexuales o la falta de una vida sexual activa, también ayudan a formar coleccionadores que compensan la frustración en el sentido de satisfacción que una colección puede dar. 

Sin los coleccionistas en el mundo, no existirían museos y gran parte de la historia probablemente no existiría, pero eso es un tema para otro post. Y usted, ¿qué razón cree que mueve su amor por coleccionar? ¿En que le hace bien coleccionar? ¡Opine!